Inteligencia artificial

Dicen que en la actualidad existe una aplicación que escribe artículos. Basta con darle unas pocas palabras clave, indicarle la temática y ella completa la información hasta construir un discurso coherente y con sentido. ¡Asombroso!

Aviso a los pacientes lectores: No estoy usando la citada aplicación para escribir este relato breve.

O, ¿quizá sí?…

¿Se puede llegar a saber si un relato es artificial o realmente lo ha escrito un ser humano, en este caso el autor de este blog?

Esta pregunta se la hice por teléfono a un supuesto experto, al que no conocía y de quien solo me dieron su nombre y número. Llamé y escuché nítidamente una exposición científica que me recordaba a Wikipedia por su contenido y a un traductor automático por el timbre de voz. Me comencé a poner nervioso. Podría ser el clásico timo telefónico. En un momento dado interrumpí su disertación y le dije con sequedad: “Perdona, ¿eres humano?”. Obtuve como respuesta inmediata un sí mecánico que me confirmó en mi sospecha. Indudablemente ello me estaba engañando con su contestación, dada sin ninguna clase de matices. Ni siquiera un atisbo de enfado por preguntarle tal cosa. Corté bruscamente la comunicación.

Ya era de noche cuando me puse a pensar: ¿qué significa la verdad para una máquina? ¿Una máquina es capaz de mentir? Ya se ve que sí.

La inteligencia artificial, desconectada de la noción de bien, puede llegar a ser pavorosa —continué pensando—. Un ser humano, por el mero hecho de ser inteligente, puede producir enormes daños si no es frenado por su conciencia; de otra parte, una aplicación gobernada por la inteligencia artificial traslada la responsabilidad a quien la creó, quien a su vez debe impedir las actuaciones inmorales de su criatura si no desea hacerse responsable de ellas.

Me fui a dormir ese día con esas reflexiones.

Lo pagué caro con una pesadilla: un dron militar autónomo tomaba la decisión de disparar contra un grupo de personas inocentes, detectadas como supuestamente enemigas por su sofisticado algoritmo.

Al día siguiente miré la factura del teléfono.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s