Exámenes online

La emoción estaba servida. Era el primer examen online de sus vidas. Las circunstancias exigían esta clase de pruebas. Los dos hermanos, ella y él, estaban preparados para empezar. Todos los exámenes del Colegio habían sido programados para ese día y a la misma hora: las cinco de la tarde. Ella, la mayor, se examinaba de Historia y él, con un año menos, de Literatura.

Al chico, esa mañana, le había dado por repasar textos de García Márquez, mientras que a la chica le obsesionaba la dinastía de los Borbones, haciendo memoria de los sucesos más relevantes. Ambos estaban convencidos de que estos serían los temas a desarrollar. Por la red alguien había transmitido información “de primera mano”, desmintiendo que se tratara de una fake news.

¿Cómo lo sabía el informante? No había tiempo para averiguaciones.

—Luis—, se atrevió a preguntar la hermana— ¿Te parece ético que, sabiendo por adelantado lo que nos van a pedir, nos aprovechemos de esa información?

Este era el modo de hablar de Esperanza. Denotaba una madurez que Luis consideraba inalcanzable.

—Espe, todos sabemos lo que va a caer y seguro que los demás repasarán estos temas. Seríamos unos ingenuos si no lo hiciéramos. Ya sé que de ti no puedo esperar ayuda alguna, a pesar de llamarte Esperanza. Eres demasiado estricta.

—Pues no me vas a hacer cambiar de opinión. No he querido repasar nada. Más aún, he cerrado con llave la habitación dejando allí mis libros y apuntes. La llave se la he dado a la abuela.

El reloj digital marcaba las 17:00. Por las respectivas pantallas aparecieron las preguntas con indicación de tiempo disponible y todo tipo de consideraciones en torno a la limpieza y honradez de los examinandos.

Efectivamente, la información era correcta. Los Borbones y García Márquez iban a recabar la máxima atención de los dos hermanos. El tiempo daba la impresión de acelerarse al compás de los nervios. El chico se quedó bloqueado a mitad examen. La chica tecleaba y seguía tecleando.

Fin de los exámenes. La media hora había concluido inapelablemente. Esperanza dio un suspiro y se quedó mirando a Luis, quien a su vez no era capaz de apartar la mirada de su pantalla.

—¿Qué te ha pasado? — preguntó la hermana, temiendo recibir una mala contestación.

—Pues… que soy imbécil—, dijo el hermano con total convencimiento—. Era tal mi deseo de asimilar la vida de García Márquez que me fui a Wikipedia y me llevó, sin darme cuenta, al…  poeta García-Máiquez. ¡Qué desastre!

 —Esto te pasa por hacer trampas… Yo en cambio he terminado con Felipe VI e incluso he podido escribir sobre la princesa Leonor. ¡Ojalá llegue a reinar! Una Borbón reina sería estupendo, hasta ahora todo varones…

—Deja de darme la vara con tus ansias monárquicas. Me voy a jugar con la Play.

Con el tiempo, Luis se hizo un gran admirador de García-Máiquez.

Un comentario en “Exámenes online

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s