El nuevo Daniel

La escena tiene lugar en el patio de un Instituto. Susana llora desconsolada. Al verla así, acude Daniel, compañero de su misma clase, y le pregunta qué sucede. Ella contesta que Pedro la ha acusado en falso, afirmando que está haciendo bullying a Elisa, la chica con la que Pedro sale. “¿Y eso?”, sigue preguntando Daniel. “La envidia de Pedro por mis buenas calificaciones”, responde Susana con voz temblorosa.

Susana le dice además que la Directora de Estudios quiere tener una entrevista con ella en su despacho y que, cuando ha conseguido hablar con Elisa para dejar las cosas claras, ésta apoya, sin inmutarse, la versión de Pedro.

Sin dejar de llorar, Susana pregunta: “¿Qué puedo hacer?”

Daniel le contesta que se serene. Que así no se puede razonar. Que se enjugue las lágrimas. Que se acuerde del pasaje bíblico de la casta Susana y que no se preocupe, pues él, Daniel, la defenderá y la sacará de semejante atolladero.

Ella replica que Pedro y Elisa son capaces de cualquier cosa, sobre todo de mentir, y que también conocen la historia bíblica de la casta Susana.

Daniel se adelanta a los acontecimientos y habla a solas con la Directora de Estudios, quien convoca más tarde a los cuatro a su despacho.

Estando Daniel al lado de la Directora, le pide a Elisa que se aleje de Pedro y sin mayor demora le dice: “Pedro, dinos en voz baja para que lo oigamos solo la Directora y yo, ¿en qué día de la semana pasada tuvo lugar el último acoso de Susana a Elisa? ¡Seguro que ella te lo habrá contado con pelos y señales!”.

Pedro susurra: “El jueves, ¡sin dudar!”, al tiempo que, con las manos en la espalda y con clave conocida por Elisa, la informa secretamente de la respuesta.

Le toca el turno a Elisa, que mira fijamente a Daniel mientras éste le lanza la siguiente pregunta: “Elisa, ¿dime en voz alta un día de la semana pasada en que Susana no te acosó, con total seguridad en la respuesta?”. Elisa, de inmediato y casi gritando, responde: “El jueves”.

En los rostros de Susana y Daniel se dibujan sendas sonrisas. Avergonzados, Pedro y Elisa abandonan el despacho en silencio. Algo más tarde salen felices Susana y Daniel. La Directora comienza a escribir un informe sobre todo lo sucedido.

Un comentario en “El nuevo Daniel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s